Cómo superar una dinámica de grupo en un proceso de selección

PUBLICADO POR FED FINANCE ESPAÑA en Nuestros consejos de empleo
el 22/10/2019
Cómo superar una dinámica de grupo en un proceso de selección
Las dinámicas de grupo son una prueba compleja, que suele formar parte de algunos procesos de selección. Las hacen generalmente empresas en las que el trabajo en equipo es fundamental para su desempeño, y por eso es importante que el candidato sepa demostrar que sabe colaborar con sus competidores. 

En un proceso de selección, una de las pruebas que generalmente provocan una mayor inquietud en los candidatos es la dinámica de grupo, por su complejidad y porque, a diferencia de las pruebas individuales, esta no depende solo del desempeño de uno mismo, sino que la forma en que los demás actúen determinará la interacción entre todos los participantes y, por tanto, el resultado.

No obstante, es importante saber que la evaluación sí se hará a nivel individual y que en esta prueba lo que los potenciales empleadores están analizando es la forma en la que cada candidato supera las dificultades a la hora de enfrenarse a diferentes actitudes ante un problema y cómo podría comportarse en una reunión de equipo.  

¿Por qué es necesaria una dinámica de grupo? 

Las personas generalmente actúan de manera distinta cuando se les plantea un problema que deben solucionar de manera individual que cuando deben encontrar una solución en grupo. 

Algunas personas, por ejemplo, pueden ser muy proactivas y creativas al ofrecer una solución individual, pero cuando están en grupo tienden a plegarse ante el liderazgo de los otros y limitarse a simplemente aceptar las ideas ajenas en lugar de sugerir propias. 

Otras personas son extremadamente competitivas y buscan imponer a toda costa sus ideas, aun cuando las suyas no sean las mejores, algo que no suelen saber porque ni siquiera son capaces de analizar las de los demás.  

Hay gente, además, que no es capaz de concentrarse durante toda una reunión y no escucha a los demás cuando proponen ideas. 

En fin, hay una gama muy amplia de actitudes que a nivel individual pueden ser positivas o por lo menos no perjudiciales, pero que, sin embargo, en una reunión en equipo pueden provocar que sea imposible llegar a una solución. 

Y es por esto que muchos reclutadores recurren a las dinámicas de grupo, para valorar si el candidato será capaz de desenvolverse adecuadamente en un trabajo en equipo. 

Actitudes que se deben evitar 

A continuación, detallamos cuáles son las actitudes más perniciosas a la hora de trabajar en equipo y que, por tanto, un candidato debe evitar a toda costa durante una dinámica de grupo en un proceso de selección. 

  • Deferencia excesiva a la autoridad 

Ocurre cuando una persona se empeña en evidenciar que está de acuerdo con el líder y, por lo tanto, no expresa sus propias opiniones. 

  • Bloqueo  

Sucede cuando los miembros del equipo se comportan de una manera que interrumpe el flujo de información en el grupo. Las personas pueden adoptar roles de bloqueo como: 

    • El agresor: no está de acuerdo con los demás y lo manifiesta de manera intimidatoria o agresiva. 
    • El negativo: está en contra de todas las ideas que proponen los demás, pero tampoco es capaz de proponer soluciones propias. 
    • El introspectivo: se intimida y no participa en la discusión. 
    • El buscador de reconocimiento: este miembro del grupo es jactancioso o domina la sesión. 
    • El bromista: aunque el humor suele ser una señal de inteligencia y, en ocasiones, es un buen recurso para reducir tensiones, esta persona introduce humor en momentos inapropiados. 
  • Consenso grupal sobre solución correcta 

Los miembros del equipo priorizan el estar de acuerdo y no generar conflictos sobre la importancia de encontrar la mejor solución. 

Claves para superar una dinámica de grupo en un proceso de selección 

Como candidato en un proceso de selección, es importante saber enfrentarse a una dinámica de grupo, al margen del desempeño de los demás. Por eso, es conveniente: 

  • No evaluar indiscretamente a los otros candidatos. 
  • Mostrarse amigable y colaborativo, incluyendo a todo el equipo en las decisiones 
  • Actuar con naturalidad 
  • Participar con un objetivo claro, para hacer una contribución que ayude al equipo, no simplemente por hacer algo. 
  • Escuchar siempre a los demás con atención  
  • Ofrecer ideas y soluciones propias, es decir, no dejare intimidar por los demás y ser deferente.  
  • No ser agresivo 
  • Mostrar una actitud abierta a entender y valorar las ideas de los demás. 

En definitiva, aunque las dinámicas de grupo en un proceso de selección son poco frecuentes, cuando se establecen suele ser porque en el puesto de trabajo al que se opta será muy importante el saber desempeñarse en grupo, por lo tanto, es fundamental saber demostrar la capacidad de superar el reto y aportar ideas y soluciones interesantes.  

Si te ha interesado este artículo, también te recomendamos:

Conoce las habilidades más demandadas por los empleadores en selección de personal

Conoce las nuevas tendencias en selección de personal


LOS COMENTARIOS
AÚN NO HAY COMENTARIO, ¡SEA EL PRIMERO EN REACCIONAR!
Publique su comentario