9 señales de que necesitas un nuevo empleo

PUBLICADO POR FED FINANCE ESPAÑA en Nuestros consejos de empleo
el 15/01/2020
9 señales de que necesitas un nuevo empleo
Existen varias señales que ponen en evidencia que debes empezar a buscar un nuevo empleo, como son la procastinación, la desmotivación o la ansiedad.

¿Piensas en buscar un nuevo trabajo, pero no te decides? Estas son algunas señales de que no deberías de demorarte ni un día más en tu búsqueda de empleo. 

 

No aprendes 

 

Una trayectoria profesional exitosa es una carrera de fondo, en la que, como un buen deportista, uno se supera continuamente y avanza hacia metas cada vez más elevadas. Por eso, si actualmente estás en un trabajo en el que no ves posibilidad de crecer y aprender cosas nuevas, es un buen momento para activarte y comenzar a buscar otro trabajo. 

 

No hay posibilidades de promoción 

 

Claro que se puede trabajar en un empleo estable, en el que las cosas cambien poco día a día, sin embargo, lo más satisfactorio sin duda es trabajar en algo que nos apasione y que nos permita crecer constantemente. Y para esto es necesario promocionar y poder obtener mejores condiciones laborales. Así que, si ves que en tu empresa no será posible, lo más recomendable es que arriesgues y busques nuevas oportunidades. 

 

No te sientes valorado  

 

Las personas somos seres sociales y, aunque no nos contratan para premiarnos cada día por hacer nuestro trabajo, la realidad es que todos tendemos a desmotivarnos si vemos que nuestro trabajo no es reconocido y que no se valoran nuestras ideas y nuestros esfuerzos. Por eso, si estás en un contexto, en el que no te sientes valorado, deberías de buscar un trabajo en el que creas que puedes aportar valor y que este será reconocido. 

 

Te autocensuras 

 

Aunque todos tenemos un cierto grado de autocensura en el trabajo y no actuamos como si estuviéramos en un bar con amigos, estas restricciones que nos imponemos no deben llegar al grado de cambiar nuestra personalidad o fingir ser otros. Si estás en un entorno laboral, en el que sientes que tienes que aparentar ser otro, cambia de trabajo cuanto antes. 

 

Tu trabajo te obsesiona 

 

Si tu único tema de conversación es tu trabajo, puede que te esté demandando demasiado o que estés demasiado estresado y te esté obsesionado. Aunque todos hablamos de nuestro trabajo con familiares y amigos, incluso muchas veces precisamente porque nos apasiona, generalmente si hay un buen balance entre vida personal y trabajo, y el trabajo no nos exige demasiado, este no debería de ser nuestro único tema de conversación. 

 

Piensas en irte constantemente 

 

Si fantaseas constantemente con estar en otro empleo o dejar de trabajar es momento de buscar otro empleo que te motive y que te permita involucrarte en un proyecto y no estar deseando tener una vida diferente. 

 

Síntomas de ansiedad 

 

Dormir mal, comer mal, tener dolores de cabeza o contracturas frecuentes, beber demasiado alcohol o tener crisis de ansiedad son algunos síntomas de ansiedad. Y quizá este sea el motivo más evidente para cambiar de trabajo de manera inminente. 

 

Procastinación 

 

Si tu trabajo te agobia y empiezas a dejar todas tus tareas para el último momento, cuando ya no puedes evitarlas, lo mejor es que busques un nuevo empleo. Y no un empleo cualquiera, sino uno que se adapte lo más posible a tu personalidad y a tus metas, para que te sientas motivado y mejore tu desempeño. 

 

Odias los lunes y las mañanas 

 

Aunque casi todos preferimos estar en fin de semana y ser libres para hacer con nuestro tiempo lo que nos apetezca, la llegada del lunes no es lo mismo para todas las personas.

Quienes tienen un trabajo con el que están conformes o que les apasiona, no sufren al pensar que se acaba el fin de semana. Si, en tu caso, te agobias o incluso te deprimes por pensar que se acerca el lunes, deberías de cambiar de trabajo cuanto antes. Lo mismo si por las mañanas te cuesta demasiado, fuera de lo normal, levantarte de la cama y activarte. 

 

En definitiva, estas son algunas de las señales más evidentes de que es momento de buscar un trabajo nuevo y de apostar por nuevos retos y nuevas oportunidades. 

¿Piensas en buscar un nuevo trabajo, pero no te decides? Estas son algunas señales de que no deberías de demorarte ni un día más en tu búsqueda de empleo. 

 

No aprendes 

 

Una trayectoria profesional exitosa es una carrera de fondo, en la que, como un buen deportista, uno se supera continuamente y avanza hacia metas cada vez más elevadas. Por eso, si actualmente estás en un trabajo en el que no ves posibilidad de crecer y aprender cosas nuevas, es un buen momento para activarte y comenzar a buscar otro trabajo. 

 

No hay posibilidades de promoción 

 

Claro que se puede trabajar en un empleo estable, en el que las cosas cambien poco día a día, sin embargo, lo más satisfactorio sin duda es trabajar en algo que nos apasione y que nos permita crecer constantemente. Y para esto es necesario promocionar y poder obtener mejores condiciones laborales. Así que, si ves que en tu empresa no será posible, lo más recomendable es que arriesgues y busques nuevas oportunidades. 

 

No te sientes valorado  

 

Las personas somos seres sociales y, aunque no nos contratan para premiarnos cada día por hacer nuestro trabajo, la realidad es que todos tendemos a desmotivarnos si vemos que nuestro trabajo no es reconocido y que no se valoran nuestras ideas y nuestros esfuerzos. Por eso, si estás en un contexto, en el que no te sientes valorado, deberías de buscar un trabajo en el que creas que puedes aportar valor y que este será reconocido. 

 

Te autocensuras 

 

Aunque todos tenemos un cierto grado de autocensura en el trabajo y no actuamos como si estuviéramos en un bar con amigos, estas restricciones que nos imponemos no deben llegar al grado de cambiar nuestra personalidad o fingir ser otros. Si estás en un entorno laboral, en el que sientes que tienes que aparentar ser otro, cambia de trabajo cuanto antes. 

 

Tu trabajo te obsesiona 

 

Si tu único tema de conversación es tu trabajo, puede que te esté demandando demasiado o que estés demasiado estresado y te esté obsesionado. Aunque todos hablamos de nuestro trabajo con familiares y amigos, incluso muchas veces precisamente porque nos apasiona, generalmente si hay un buen balance entre vida personal y trabajo, y el trabajo no nos exige demasiado, este no debería de ser nuestro único tema de conversación. 

 

Piensas en irte constantemente 

 

Si fantaseas constantemente con estar en otro empleo o dejar de trabajar es momento de buscar otro empleo que te motive y que te permita involucrarte en un proyecto y no estar deseando tener una vida diferente. 

 

Síntomas de ansiedad 

 

Dormir mal, comer mal, tener dolores de cabeza o contracturas frecuentes, beber demasiado alcohol o tener crisis de ansiedad son algunos síntomas de ansiedad. Y quizá este sea el motivo más evidente para cambiar de trabajo de manera inminente. 

 

Procastinación 

 

Si tu trabajo te agobia y empiezas a dejar todas tus tareas para el último momento, cuando ya no puedes evitarlas, lo mejor es que busques un nuevo empleo. Y no un empleo cualquiera, sino uno que se adapte lo más posible a tu personalidad y a tus metas, para que te sientas motivado y mejore tu desempeño. 

 

Odias los lunes y las mañanas 

 

Aunque casi todos preferimos estar en fin de semana y ser libres para hacer con nuestro tiempo lo que nos apetezca, la llegada del lunes no es lo mismo para todas las personas.

Quienes tienen un trabajo con el que están conformes o que les apasiona, no sufren al pensar que se acaba el fin de semana. Si, en tu caso, te agobias o incluso te deprimes por pensar que se acerca el lunes, deberías de cambiar de trabajo cuanto antes. Lo mismo si por las mañanas te cuesta demasiado, fuera de lo normal, levantarte de la cama y activarte. 

 

En definitiva, estas son algunas de las señales más evidentes de que es momento de buscar un trabajo nuevo y de apostar por nuevos retos y nuevas oportunidades. 

Te recomendamos:

¿Qué buscan los millennials en un puesto de trabajo?

Cómo superar una dinámica de grupo en un proceso de selección




LOS COMENTARIOS
AÚN NO HAY COMENTARIO, ¡SEA EL PRIMERO EN REACCIONAR!
Publique su comentario