Cómo negociar tu salario en una entrevista de trabajo

PUBLICADO POR FED FINANCE ESPAÑA en Nuestros consejos de empleo
el 10/07/2020
Cómo negociar tu salario en una entrevista de trabajo
Negociar el salario en una entrevista de trabajo es algo que preocupa a todos los candidatos, pero que, si sabe hacerlo, puede ser muy gratificante.

Negociar el salario en una entrevista de trabajo es una de las prácticas más difíciles para la mayoría de los candidatos que se presentan a un proceso de selección de personal. 

Y es que, en un mercado tan competitivo, exigir un sueldo alto suele preocuparnos, ya que tememos que nos puedan descartar por ese motivo. Y, aun cuando no sea así, a la mayoría de las personas le incomoda ese tipo de negociaciones. 

Pero, en realidad, saber negociar, tanto el salario como las prestaciones y otro tipo de prerrogativas es una habilidad más que se debe desarrollar. 

En Fed Finance somos expertos en selección de personal y headhunting, y consideramos fundamental que los empleados se sientan motivados con sus empleos, por eso sabemos que una negociación adecuada de las condiciones salariales es fundamental para garantizar un proceso de selección adecuado. Así que, hemos hecho una selección de consejos que pueden ayudarte a negociar tu sueldo. 

Calcula tu valor real 

El primer paso para poder llevar a cabo una negociación realista es conocer cuál es nuestro valor real como candidatos. Para conseguirlo, es necesario hacer una investigación exhaustiva, que nos pueda ayudar a saber cuánto ganan las personas con un perfil similar al nuestro. Para llevarla a cabo, puedes recurrir a las siguientes fuentes: 

  • Conocidos del sector, que tengan o contraten a personas con perfiles similares 
  • Calculadoras de salario 
  • Informes del sector 
  • Blogs y grupos de LinkedIn de tu sector 
  • Otras ofertas similares publicadas en la web 

Analiza a detalle tus particularidades y fortalezas 

Con las fuentes antes mencionadas, lo más probable es que consigas hacerte una idea de cuál es el salario medio para una persona con un perfil similar al tuyo en un puesto parecido. Pero, quizá tu tengas fortalezas que sean de especial interés para tus empleadores y les compense pagarte mejor, con tal de tenerte. O, por el contrario, quizá tienes carencias que necesitarás ir supliendo, y esté justificado que te ofrezcan un salario por debajo de la media. Así que, antes de negociar, analiza factores como: 

  • Años de experiencia 
  • Formación académica 
  • Formación no reglada 
  • Idiomas que dominas 
  • Herramientas que sabes utilizar 

Prepara un guion 

Una vez hecho tu propio estudio de mercado y definido cuál es el salario que mereces y por el cual estás dispuesto a desempeñar el trabajo que te ofrecen, prepara un guion para poder negociar durante la entrevista en la que te oferten el empleo. 

Y es que la mejor forma de negociar de manera exitosa es hacerlo de manera profesional, utilizando buenos argumentos y mencionando los datos que los sustentan. 

Por ejemplo, si optas a un empleo para el que solicitan una licenciatura y el salario medio para ese puesto es de 25.000 euros, pero tú además cuentas con un Máster de Negocios, puedes negociar con ese argumento. Podrías señalarles que tú tienes esa formación adicional, la cual te permitirá contribuir al diseño y la optimización de las estrategias de la empresa. Así, manifestando tu capacidad para dar un valor añadido y tu intención de hacerlo, será más fácil que tus potenciales empleadores estén dispuestos a mejorar la oferta.  

Sé flexible 

Finalmente, si durante la negociación, tus potenciales empleadores están dispuestos a negociar, pero no consideran adecuada tu oferta, recuerda que es eso, una negociación, y es conveniente estar abiertos a aceptar distintas posibilidades. Por ejemplo, puede que no te ofrezcan la cantidad que deseas, pero sí eleven su oferta. Entonces, tú podrías pedir a cambio otro tipo de prerrogativas, como puede ser un programa de formación o el compromiso de una negociación posterior. 

Siguiendo con el ejemplo mencionado en el apartado anterior. Supongamos que tus potenciales empleadores valoran positivamente el que hayas hecho un Máster de Negocios, pero no ven claro cómo podrás contribuir a mejorar las estrategias de su empresa, debido a ese máster, pues siempre puedes ofrecerles la posibilidad de hacer propuestas una vez que ocupes el puesto y, si son de utilidad, renegociar el salario en unos meses. 

En suma, no existe una receta mágica para negociar un salario, pero en definitiva es una práctica que se debe llevar a cabo para poder mejorar nuestras condiciones laborales y mantenernos motivados a lo largo de nuestra carrera profesional. 

Te recomendamos:

9 señales de que necesitas un nuevo empleo

Ofertas de empleo: ¿cómo elegir la adecuada para ti?



LOS COMENTARIOS
AÚN NO HAY COMENTARIO, ¡SEA EL PRIMERO EN REACCIONAR!
Publique su comentario