Cómo prepararte para trabajos que aún no existen

PUBLICADO POR FED FINANCE ESPAÑA en Nuestros consejos de empleo
el 11/06/2020
Cómo prepararte para trabajos que aún no existen
En el futuro habrá trabajos que ni nos imaginamos que puedan existir y, claro, es difícil saber cómo prepararnos para ellos. Pero existen habilidades que podemos desarrollar para desempeñarnos adecuadamente cuando lleguen.

El panorama laboral está inmerso en un constante proceso de cambio. Algunos trabajos han desaparecido, otros dejarán de existir en un futuro muy próximo debido a la automatización y, aparte, habrá nuevos que todavía no han surgido. 

A día de hoy, todo el porcentaje de población que tenga un trabajo o que esté en medio de la búsqueda de uno ha de comenzar a formarse para empleos que aún no se han dado a conocer. Para tener éxito en esta labor solamente hay un camino posible, el cual no es otro que el de la preparación dura y persistente. 

La Generación Z, la gran protagonista 

La mayoría de las personas que ocuparán un trabajo que todavía no existe forman parte de la conocida como Generación Z, es decir las nacidas a partir de los años 90 del siglo XX y cuyos conocimientos ya son al 100% orientados hacia el sector digital y las nuevas tecnologías. 

Los Centennials son un verdadero desafío en términos educativos para los gobiernos, las universidades y las empresas que van a apostar por ellos. Debido a las características especiales de esta generación y a los cambios en el empleo surgidos actualmente, el sistema formativo va a ser modificado de manera sustancial para encaminarse hacia las nuevas profesiones que van a aparecer muy pronto. 

¿Qué habilidades son las más demandadas? 

La persona que se está preparando para un trabajo que todavía no ha surgido o no se ha dado de conocer ha de reunir obligatoriamente una serie de habilidades que exponemos a continuación: 

  • Solución de problemas con una alta dificultad. Tener la capacidad de encarar situaciones nuevas y resolver problemas en circunstancias de mucha presión. 
  • Pensamiento crítico. Saber razonar y trabajar con diferentes variables a lo largo de la puesta en marcha de un proyecto. 
  • Creatividad. Disponer de la habilidad suficiente como para proponer nuevas formas de hacer las cosas. 
  • Inteligencia emocional. Gozar de la capacidad para entender y organizar las emociones en medio de una labor, mejorando con ello las relaciones con los compañeros de proyecto. 
  • Toma de decisiones. Ponderar las diversas posibilidades sobre el futuro de un trabajo para poder decidir de manera consecuente cuál es el camino a seguir. 
  • Poder de negociación. Tener la suficiente destreza para dialogar con distintos actores, los cuales van desde clientes o usuarios a socios o compañeros, con tal de llegar a acuerdos. 
  • Flexibilización cognitiva. Saber adaptarse en seguida a situaciones cambiantes y a nuevas formas de trabajo. 

¿Cuáles modelos de trabajo nuevos podrían surgir? 

Aún no conocemos cuáles son los empleos que podrían aparecer en el futuro, pero lo que si podemos aventurar son nuevos modelos de trabajo como los que presentamos a continuación: 

  • Surgimiento de posiciones bajo demanda. 
  • El teletrabajo será mucho más frecuente, es decir que podremos desempeñar una labor sin tener que asistir a la oficina. Habrá muchas más herramientas adaptadas a la ocupación a distancia 
  • A la hora realizar un trabajo obedeceremos a varios mandos o seremos completamente autónomos. 
  • Un portfolio compuesto de múltiples carreras profesionales será una realidad. 
  • La flexibilidad laboral poco tendrá que ver con el concepto de conciliación y sí bastante con el de integración. 
  • El empleo organizado por proyectos y las fórmulas de trabajo independiente darán lugar a profesionales especializados en una tarea concreta. Esto influirá también en la jerarquía laboral. Los contratos estándar ya no existirán y optaremos por utilizar otras fórmulas cuya importancia dependerá de las partes implicadas y de lo que pacten entre ellas. 
  • El trabajo codo con codo de los humanos con las máquinas profundizará en un cambio de las relaciones laborales. 
  • Las formas de trabajo colaborativo tendrán una consideración mayor. 

Para terminar, es conveniente ser precavido con lo que se denomina “burbuja de las profesiones”. No será nada fácil diferenciar entre lo que apunta a ser un nuevo trabajo y lo que únicamente es una función temporal condicionada por las necesidades del mercado laboral. 

Te recomendamos:

9 señales de que necesitas un nuevo empleo

Ofertas de empleo: ¿cómo elegir la adecuada para ti?


LOS COMENTARIOS
AÚN NO HAY COMENTARIO, ¡SEA EL PRIMERO EN REACCIONAR!
Publique su comentario