¿Cómo ser un buen líder?

PUBLICADO POR FED FINANCE ESPAÑA en Nuestros consejos de empleo
el 08/01/2020
¿Cómo ser un buen líder?
Para ser un buen líder se necesita mucho más que tener conocimientos relevantes y grandes habilidades técnicas. También es necesario ser un buen comunicador, empatizar con el equipo o ser congruente.

Se puede ser un buen coordinador de equipos si se tiene los conocimientos y la experiencia adecuada para desarrollar proyectos en equipo, pero esto no necesariamente implica ser un buen líder.  

Por eso, hoy en nuestro blog analizamos cuáles son las características que se deben tener y las acciones que se deben llevar a cabo para ser un auténtico líder. 

Asumir responsabilidades 

La primera característica y sin duda la más importante es ser capaz de asumir las responsabilidades, tanto las propias como las de los otros miembros del equipo. Pero esto no quiere decir que se debe asumir la culpa de todos los fallos que se cometan y pedir una disculpa. Va mucho más allá. Se trata de ser capaz de detectar cómo se produjo el error y cómo se puede evitar en el futuro. Y, a partir de este análisis, asumir la responsabilidad y trazar un plan a seguir para evitar un nuevo fallo. 

Predicar con el ejemplo 

Si un jefe siempre llega tarde, los empleados entenderán que el horario es flexible en la oficina; si el coordinador de un equipo actúa de manera poco transparente y no se comunica adecuadamente con sus colegas, el resto del grupo entenderá que en la empresa rige una política de competitividad poco clara en la que es mejor guardarse información para tener ventajas sobre los demás... En fin, estos son solo algunos casos que ponen en evidencia que un buen líder debe predicar con el ejemplo, para inspirar a los demás a seguir las pautas establecidas por el titular de un proyecto. Y es que la base del liderazgo es sin duda la congruencia entre las ideas que se promueven y las acciones que se llevan a cabo. 

Comunicar con claridad 

Se dice que una comunicación efectiva consiste en escuchar un 80% y hablar un 20%. Así que no es suficiente con informar con transparencia y claridad al equipo las decisiones relacionadas con la operación del equipo, sino también en incitar al resto de los miembros a manifestar sus propias ideas y en tenerlas en cuenta e incorporarlas a la toma de decisiones. 

Fomentar la motivación 

La motivación es clave para un buen liderazgo, sin embargo, es común que esta se entienda mal en el entorno corporativo. Y es que es muy común que desde los departamentos de recursos humanos se creen campañas en las que, a través de vídeos, carteles o folletos se difundan frases motivadoras destinadas a animar a los empleados para que mejoren su actitud y su productividad. Pero, seamos realistas, estas frases si son vacías, es decir, si no tienen medias motivadoras reales detrás, incluso pueden resultar molestas para los miembros de un equipo. 

Por eso, para motivar, un buen líder debe adoptar medidas reales, creíbles y medibles, que impulsen a su equipo. Y estas pueden ser ofrecer bonus por buen desempeño, dar formación, establecer vías de crecimiento dentro de la empresa claras y fomentarlas y, por supuesto, reconocer el trabajo de cada miembro del grupo. 

Decisiones acertadas y oportunas 

La capacidad de tomar decisiones es el rasgo más importante en la personalidad de un líder, ya que todo equipo que está llevando a cabo un proyecto necesita tener la confianza de saber que hay alguien a la cabeza que puede analizar situaciones y reaccionar proponiendo una buena solución y haciendo buenas elecciones. Pero además estas decisiones deben ser oportunas, ya que un líder que duda demasiado y tarda en tomar decisiones crea inseguridad en el equipo. Pero también crea esta sensación un líder que, para no quedar en evidencia, toma siempre decisiones inmediatas sin darse el tiempo necesario para analizar la situación. 

Competencias técnicas 

Antiguamente se consideraba que el líder de un equipo más que tener habilidades técnicas o conocimientos de cada función que se desempeña en su equipo, lo que tenía que tener era habilidades gerenciales. Sin embargo, el avance de la tecnología está provocando en casi todos los sectores que se busquen cada vez más perfiles polifacéticos, capaces de trabajar en entornos multitareas y de entender las múltiples herramientas para desarrollar un proyecto. Y, sin duda, es del líder del equipo del primero que se espera que cumpla con estas características. 

Finalmente, es importante saber que un buen líder no se conforma con haber alcanzado la titularidad de un proyecto o empresa, sino que busca seguir creciendo, identifica sus debilidades y carencias y trabaja para superarlas y aprender día a día. 

Si te ha gustado este artículo, también te pueden interesar los siguientes:


LOS COMENTARIOS
AÚN NO HAY COMENTARIO, ¡SEA EL PRIMERO EN REACCIONAR!
Publique su comentario